Casado, Reagan y la curva de Laffer

Economia
Lectura

Pablo Casado combate con ardor el alza selectiva de impuestos de Pedro Sánchez. Propone como alternativa reducir el —ya anémico— impuesto de sociedades y el IRPF. Y suprimir otros: patrimonio, sucesiones

y donaciones.

Sostiene el diseñador de su programa, Daniel Lacalle, que eso “es económicamente rentable, se recauda más ampliando bases imponibles y por tanto atrayendo empresas y creando empleo y eso se consigue bajando impuestos”.

Nada nuevo bajo el sol. Es la teoría que un oscuro profesor norteamericano, Arthur Laffer, escribió en la servilleta de un restaurante para Donald Rumsfeld y Dick Cheney, burócratas entonces (1974) del presidente Gerald Ford. Luego, Laffer se incorporó al equipo de asesores de Ronald Reagan.

Y convirtió su curva (en la fase ascendente, suben los tipos impositivos, y la recaudación; en la descendente, bajan, por eso postula bajar impuestos para estimular el PIB y ampliar la cosecha impositiva) en el evangelio fiscal conservador.

Esa curva no ha resistido las dos grandes verificaciones intentadas en EE UU, las de Reagan y George W. Bush. Ambos ensayaron la receta mágica de bajar impuestos (sobre todo a los más ricos) para recaudar más. Ambos fracasaron.

Reagan lo hizo en dos fases, en 1981 y en 1986. Protagonizó la mayor (contra)reforma fiscal en EE UU. Bajó el tipo máximo personal del 50% al 28%. Provocó la ruina pública.

Durante los ocho años de su doble mandato alcanzó un déficit público presupuestario en promedio del 3,9% del PIB (habría suspendido el examen de ingreso al euro), con picos de hasta el 4,8%. Si no hubiera ejecutado la osada rebaja de 1981, habría pasado el primer quinquenio (los otros datos constantes) con un déficit mínimo, ¡del 1,3%!

Y así, de déficit en déficit, acabó con un récord de deuda pública. La aumentó cada año. Y la duplicó largamente, en términos absolutos (de 0,997 billones de dólares en 1981 a 2,6 billones en 1988). En términos relativos, empezó con una deuda inferior al tercio del PIB (31% en 1981) y acabó en casi la mitad (49% en 1988), según datos de The Balance.

George Bush II fue peor, pues podría haber aprendido. Y además recibió una herencia mirífica de Bill Clinton: un déficit presupuestario promedio del 0,7% sobre el PIB, y en su último trienio, superávit sostenido. Aunque en el primer año la inercia le permitió repetir ese superávit, acabó duplicando holgadamente el déficit, en promedio, al 1,9%. Y así consiguió aumentar la deuda pública del 55% al 68% del PIB.

Y ahora, la tercera. La contrarreforma fiscal de Donald Trump, su recorte impositivo a empresas y a grandes rentas y patrimonios, se augura paralela a las de Reagan y Bush II: la Oficina Presupuestaria del Congreso de EE UU calcula que si la deuda pública en manos del público alcanzó en 2017 el 76,5% del PIB, subirá en 2028 al 96,2% del PIB, por la combinación de recortes de impuestos e incrementos del gasto.

Negativos auspicios históricos para el proyecto del joven Casado.